0

Trabajar desde casa ya tiene regulación específica.

El 23 de septiembre se ha publicado Real Decreto ley 28/2020, que perfila las obligaciones y derechos para ambas partes, las cuales resumimos de manera esquemática

  • Se considerará que existe trabajo a distancia, a efectos de aplicación de esta norma, cuando los trabajadores presten como mínimo un 30 % de sus servicios bajo esa modalidad.
  • El pacto de trabajo a distancia, que siempre será por escrito, con un determinado contenido mínimo y previo a su implantación, será voluntario para ambas partes y reversible conforme se pacte o estipule el convenio colectivo.
  • Los trabajadores a distancia conservarán sus derechos de formación y promoción, y los medios, equipos y herramientas tendrán que ser facilitados y sufragados por la empresa, compensándoles por los gastos en que puedan incurrir por el hecho de no trabajar presencialmente.
  • Se especifica que se debe controlar el horario de igual forma, y se posibilita la flexibilidad horaria.
  • En materia de prevención, el trabajador podrá o no facilitar el acceso a su domicilio a los meros efectos preventivos. En caso de negarse, la evaluación de riesgos deberá basarse en la información que facilite el trabajador.
  • Se regula la materia sensible de protección de datos, control empresarial y derecho a la intimidad del trabajador, ponderando la especial situación de trabajar a distancia.
  • La nueva norma crea un procedimiento judicial preferente y urgente para solventar las controversias entre las partes de cara a la implantación, reversión y modificación del trabajo a distancia.
  • A los trabajos a distancia implantados excepcionalmente como consecuencia de las medidas de contención sanitaria derivadas de la COVID-19, mientras se mantengan, no les será de aplicación esta normativa, sino la ordinaria.
  • Nada tiene que ver… pero en la norma se ha aprovechado para incluir una batería de distintas disposiciones adicionales, transitorias y finales, entre las cuales se incluye la prórroga del plan MECUIDA hasta el 31/01/21, y la consideración como contingencia profesional derivada de accidente de trabajo a las enfermedades padecidas por el personal que presta sus servicios en centro sanitario o socio-sanitarios como consecuencia del contagio del virus SARS-CoV2 durante el estado de alarma.

 

Compartir

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este portal utiliza cookies para la personalización del entorno de usuario y análisis estadístico de visitas, para poder seguir utilizando este sitio debe aceptar el uso de cookies por nuestra parte. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar