0

¿Qué tipo de contrato laboral tengo que formalizar? Contratación temporal vs indefinida

Bajada de retenciones

Sin ánimo de hacer un profuso estudio de los distintos tipos de contratos que hay, vamos a dar unas pinceladas prácticas y respuestas a muchas preguntas y prácticas empresariales al respecto.

Cuando a una empresa se le plantea la necesidad de contratar a algún trabajador, uno de las primeras decisiones gira en torno al tipo de contrato adecuado. A la mente de la inmensa mayoría de las empresas aterriza inmediatamente un pensamiento claro, del tipo: “primero le hago un contrato temporal, y si me gusta ya veremos si le hago indefinido con el tiempo”.

Este primer pensamiento, de inicio, colisiona frontalmente en la mayoría de casos con la normativa legal, y ello es porque existe la creencia generalizada de que formalizar un contrato eventual de “x” meses es perfectamente posible y correcto sin más, y eso no es así.

La normativa laboral regula las contrataciones temporales como supuestos excepcionales de contratación; esto es, que sólo en el supuesto de que se presenten una serie de condicionantes más o menos definidos, será posible formalizar un contrato temporal. Dicho de otra forma, la regla general es que, salvo que haya un supuesto de temporalidad, el contrato debe ser indefinido, y ello es porque el puesto de trabajo a cubrir tiene cierta vocación de permanencia.

Evidentemente, ante esta explicación, muchas empresas plantean las siguientes cuestiones:

1)      ¿Y quién me dice a mí que dentro de “x” años voy a seguir necesitando a ese trabajador? La respuesta es que si por motivos económicos, organizativos, productivos o técnicos deja de ser necesario un trabajador indefinido, podrá ser despedido acudiendo a la figura del despido objetivo.

2)      ¿Y si resulta que está conmigo “x” días o meses y no me gusta cómo trabaja o no responde a mis expectativas? La respuesta es que para ello está previsto el período de prueba, de forma y manera que se puede pactar con todo trabajador indefinido un período de prueba que varía en función de cada sector atendiendo a las distintas categorías, a lo largo del cual la empresa puede rescindir el contrato sin indemnización ni preaviso alguno.

Sintetizando: si el puesto responde a una causa de temporalidad derivada de una acumulación de tareas, circunstancias del mercado, exceso de pedidos, realización de una obra o servicio determinado o sustitución temporal de trabajadores, se podrá formalizar el correspondiente contrato temporal. En caso contrario, la figura correcta es el indefinido.

Compartir

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar