Obligación de cotizar por los becarios

Los estudiantes de formación profesional o universitarios que hagan prácticas formativas o académicas externas,  remuneradas o no, cotizan a la Seguridad Social desde el 1/1/2024. Hasta ahora solo lo hacían los que realizaban prácticas remuneradas.

Los becarios se asimilarán a trabajadores por cuenta ajena en el Régimen General de la Seguridad Social y el tiempo de prácticas contará para la futura pensión. Esta sería la cara de la medida.

Se excluye la protección por desempleo, FOGASA y Formación Profesional, no aportarán al Mecanismo de Equidad Intergeneracional y si las prácticas no son remuneradas no se cotizará por incapacidad temporal.

La base de cotización será la base mínima del grupo 8 de cotización del RGSS (en 2023, 38,89 €/mes) multiplicada por los días de prácticas realizadas. El límite será el importe de la base mínima del grupo 7 de cotización (en 2023, 1.166,70 €/mes).

La cotización de los becarios tiene una bonificación en las cuotas a la Seguridad Social del 95% por contingencias comunes. Para los estudiantes de Formación Profesional, el 5% restante lo asumirá el Ministerio de Educación y no la empresa.

La otra cara aparece en la prensa económica, según la cual esta obligación está haciendo que algunas empresas se replanteen los convenios suscritos con Universidades y centros de Formación Profesional y está creando problemas para los centros de formación, que carecen de expertos en laboral para llevar a cabo las gestiones derivadas de la medida.

 

Compartir

Este portal utiliza cookies para la personalización del entorno de usuario y análisis estadístico de visitas, para poder seguir utilizando este sitio debe aceptar el uso de cookies por nuestra parte. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar